Translate

31/1/16

VIENTO Y VELAS

Muchos veleros logran destinos donde no les gustaría estar, porque se embarcaron en el primer viento que sopló. Se dejaron engañar por la corriente, por el ímpetu del viento que soplaba sin cesar y fueron llevados rápidamente a lugares donde nadie desea estar.
Los vientos simplemente existen, es preciso elegir el sendero para llegar a la meta deseada, entonces ubicar el velero en la corriente que lo lleva hasta puerto seguro. Todo es cuestión de elección.




 JOSE LUIS ARAÑA
                                          MARIA TERESA DIAZ






                                  MARIE CARMEN PASCUAL






El viento

El velero no determina la circunstancia pero tiene la capacidad de elegirlas y navegar a través de ellas experimentando lo que representan.  




Los vientos simplemente existen, son situaciones externas al velero, se producen por el más pequeño movimiento en un punto indeterminado del universo; nunca ocurren por casualidad, su misión es provocar el movimiento.
Desde el viento más recio a la delicada brisa, existe una razón de ser en el proyecto de la mente Divina.

LOLA BAEZA


Es absurdo pretender controlar su fuerza, lo sensato es preparase y aprovechar su potencial para no perder la energía gratuita del universo.
Un velero en alta mar, con la ruta clara y las velas elevadas, puede captar a su favor hasta la más leve brisa que se mueva sobre el mar y encaminarse a una mejor corriente de aire que lo aproxime a la meta.
Ningún viento, por muy favorable que sea, podrá incidir sobre un velero con velas caídas para llevarlo a su destino.
Los vientos simplemente existen, ellos soplan casi siempre en forma constante y en todas las direcciones, este conocimiento debe ser suficiente para mover sensatamente el velero a la mejor corriente, para estar preparado y tomar las buenas circunstancias en función de la meta trazada.
Aunque los vientos no dependen del velero, los sueños hacen que ellos sucedan porque la mente divina se conecta con los anhelos más auténticos del corazón.
La historia de los veleros siempre registra el paso de un buen viento. El corazón guarda el recuerdo de los mejores vientos, muchas veces aprovechados y otras no. Sin embargo la añoranza de volver a sentir un viento favorable se convierte en la amargura del que no estuvo preparado.
El velero no es responsable de la llegada de los buenos vientos, con todo, debe estar siempre listo para cuando estos lleguen.
En este trabajo de preparación constante no hay que descuidar ningún detalle que impida entrar en la corriente y navegar hacia el destino trazado, cuando un buen viento esté de paso.

MC PASCUAL


La naturaleza de los vientos es el movimiento, ellos pasan haciendo su tarea, permitiendo que los veleros puedan llegar a sus destinos y dinamizar la vida de los puertos.
Nunca se repite un viento con la misma dirección, fuerza y duración, en el mismo tiempo y lugar; casi siempre los vientos aparecen de forma sorpresiva y en cualquier tiempo y lugar.

MARIA TEREZA DIAZ

                        LOLA BAEZA

Nunca es saludable recordar el buen viento que no se pudo aprovechar, lo sensato es prepararse para la llegada de otra posibilidad o dirigir el velero hacia corrientes ya identificadas, con el sueño de encontrarse en un buen rumbo.
El velero sabe que en ciertos casos es preciso dejar pasar un buen viento, especialmente cuando sopla en dirección contraria al destino trazado por el corazón.
Cuando se renuncia a un viento fuerte que intenta sacar al navío del sendero escogido, ciertamente un mejor viento soplará a favor. En ese caso las velas esperan con paciencia y madurez.
Muchos veleros logran destinos donde no les gustaría estar, porque se embarcaron en el primer viento que sopló. Se dejaron engañar por la corriente, por el ímpetu del viento que soplaba sin cesar y fueron llevados rápidamente a lugares donde nadie desea estar.
Los vientos simplemente existen, es preciso elegir el sendero para llegar a la meta deseada, entonces ubicar el velero en la corriente que lo lleva hasta puerto seguro. Todo es cuestión de elección.


6/12/15

EN EL PUEBLO CANARIO



Parte de la historia de Gran Canaria se desvanece con el abandono que sufre el Pueblo Canario, una joya en el corazón de la capital que el próximo miércoles verá cerrar las puertas de su mítico Bodegón, en el que muchos grancanarios y visitantes disfrutaron de celebraciones y pasaron buenos momentos rodeados de acento canario durante décadas. El deterioro que presenta el conjunto arquitectónico en los últimos años condena a este a este espacio emblemático, propiedad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a ser un mero lugar de paso para quienes buscan un atajo para cruzar por Ciudad Jardín.  
La estructura, una creación de los hermanos Néstor y Miguel Martín, sigue en pie y, aunque desvencijada, sorprende a más de un turista que pasa por allí por sus particularidades arquitectónicas. Pero la falta de mantenimiento, las paredes mohosas y decadentes, la acumulación de papeles en sus alrededores y hasta la presencia de alguna persona sin hogar que duerme en los bancos del exterior hacen que muchos turistas pasen de largo por un lugar que hasta hace pocos años fue de parada obligatoria para todo el que visitara la capital.  
Entre el silencio y la soledad que hoy se vive en el Pueblo Canario aparece algún curioso que se interesa por la cultura canaria y que no entiende cómo un lugar «con tanto carácter» ha llegado a esta situación de abandono. «Tiene un estilo colonial que es una joya y que es reflejo de distintas épocas», lamenta Santiago Pérez, un sevillano afincado en Tenerife que no se pudo resistir a sacar fotos de los espacios. Este decorador de interiores de profesión explica que sus peculiaridades «coloniales recuerdan a un estilo muy valorado en California (Estados Unidos)», y reconoce que se trata de «una maravilla» que «no puede estar cerrada
















                                                            David Santana



 Lola Baeza
                             JUAN MARTIN SANTANA

MARIE CARMEN PASCUAL



                       

MARIA TERESA DIAZ






            MC Pascual
                                                           Aurora Jimenez

                                                             Pilar Gonzalez
 José Luis Araña


                                 Sergio del Pino


Lola Baeza
El Pueblo Canario es un complejo arquitectónico ubicado en el barrio de Ciudad Jardín de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (Islas CanariasEspaña), compuesto por un conjunto de casas inspiradas en la arquitectura tradicional canaria.



Con la idea de interesar a los turistas por la cultura de Gran Canaria surgió el Pueblo Canario. Las primeras trazas de su diseño, realizado por el artista local Néstor Martín Fernández de la Torre, datan de 1937. Su construcción fue encomendada a su hermano, el arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, a quien el ayuntamiento de la ciudad encargó la redacción del proyecto técnico y la delimitación del conjunto. Las obras darían comienzo en el año 1939 en un solar ubicado dentro del Parque Doramas en el barrio de Ciudad Jardín, cuya urbanización Miguel Martín había planificado unos años antes.
El Pueblo Canario constituye la plasmación del ingenio artístico de ambos hermanos. Está conformado por una plaza irregular cerrada por varias edificaciones que ambientan un rincón típico. El complejo ocupa un área total de cerca de 3.500 m² y dentro de él se encuentra una gran plaza central que organiza el conjunto, y donde se ofrecen espectáculos folclóricos al aire libre. La plaza está rodeada por tiendas de artesanía local, una ermita, que recuerda a la que antaño estuvo ubicada en el mismo lugar, y un bodegón canario, donde se sirve una representativa muestra de la gastronomía canaria.




                                             
















  MC PASCUAL



Aurora Jimenez

Maria Teresa Diaz







                                      MARIA TERESA DIAZ
 Lola Baeza
                        José Luis Araña


 Lola Baeza
                                                     
 Sergio del Pino
            David Santana

José Luis Araña














AURORA JIMENEZ


15/11/15

DARCENA DEPORTIVA DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA


Maria Teresa Diaz

Lola Baeza


Pilar Gonzalez
                               Lola Baeza
                    David Santana
           José Luis Araña








El corazón sobre los hombros


por la tristeza de las adensadas nubes
y el monótono entrechocar de hierros

por la alta pesadumbre en el todo muelle
en el cargador,
en el marinero,
y tanta en mí;
en el cielo y en el suelo.
Tú, muelle,
muelle solo y mañanero,
iza bandera, hiéndeme tu arpón,
aviva la politonía
de tus panzudos barcos:
negro mortuorio, blanco
sucio, rojo de macelo,
casi verde en el fondo.
Muelle,
agua puerca de turbia gelatina
en sucísimo balanceo;
gaviotas sombras deslizándose
—carroña en los picos curvos
y alas escoradas geometrizando el aire —;
olor a pinos,
a carbón,
podrido olor;
sabor a red salada,
a grúa;
olor con sabor;
gustoso asco podrido
 Muelle - Poemas de Luciano Castañón 

(Sin Camara en nuestro poder Maria Teresa Diaz ha sido tan amable de sacar estas fotos con su i pad)


El Puerto de Las Palmas, uno de los primeros puertos comerciales de España, siempre ha tenido en cuenta que las necesidades de los navegantes trasatlánticos son tan importantes como las de cualquier otro marinero.

Lola Baeza




MC Pascual
 José Luis Araña

 Pilar Gónzalez

 Maria teresa Diaz

Situado en la encrucijada del Atlántico, allí donde arriban yates desde Europa, el Mediterráneo y América, se constituye como el lugar más idóneo para preparar la travesía trasatlántica.
La Dársena de Embarcaciones Menores, que se localiza en la costa este de la dinámica ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, es capaz de satisfacer las exigencias de todos los marinos que lo visitan y sus instalaciones brindan excelentes servicios. En sus inmediaciones se podrán encontrar tiendas elegantes, museos de interés, así como restaurantes y hoteles adaptados a todos los gustos y necesidades.


 Participaron en el concurso de Pintura al aire libre  de la Barcena deportiva

Juan Martin Santana


 Pedro Villarubia

Las instalaciones de reparación, las más completas de las Islas Canarias, están equipadas con varios talleres especializados y un completo servicio de mantenimiento en la propia Dársena de Embarcaciones Menores.
Al atracar su yate en la Dársena de Embarcaciones Menores del Puerto de Las Palmas, tendrá a su alcance todos los servicios técnicos de uno de los mejores y más importantes puertos del Atlántico, donde podrá realizar cualquier reparación con garantía y calidad, adquirir los repuestos que pueda necesitar su embarcación o contratar una amplia variedad de servicios y asistencias.